Leche de Avena en casa

 

Ingredientes

  • 1 vaso de avena (cortada en granos o en copos).
  • ​Un litro de agua
  • Una pizca de sal (para realzar el sabor)
  • 1 sobre de NJoyStevia

Elaboración de al receta

Añade los granos de avena en un recipiente con agua y déjalos reposar durante 12 horas aproximadamente. (Esta agua no es la que menciono en los ingredientes (la vamos a desechar))

Cuando los granos estén blanditos, enjuágalos y escúrrelos bien. Este paso es importante, ya que queremos quitar las posibles impurezas que se han quedado en el agua después de estar tantas horas en remojo.

Una vez limpio, agrega los 900 ml de agua. Bate la mezcla con una batidora aumentando gradualmente la velocidad hasta que llegues a la potencia máxima. Procura no pasar demasiados segundos a máxima potencia con el fin de no “quemar” la avena, ya que queremos que mantenga todas sus propiedades.

Cuela el resultado utilizando un colador fino en un recipiente grande. Hazlo lentamente mientras lo remueves con una cuchara para conseguir que el líquido sin grumos fluya dentro del recipiente, dejando en el colador solo la pulpa (también llamada okara), la cual debes separar a un lado. Asegúrate de que filtras bien todo el líquido apretando la cuchara contra el colador para conseguir la mayor cantidad de leche. Puedes hacer el proceso dos veces para separar más pulpa del líquido. Endulza con #NJoyStevia
Ya puedes ponerla en un recipiente y meterla en el refrigerador para una correcta preservación.

Recuerda batirla bien antes de consumirla, ya que la leche de avena casera se separa porque no tiene conservadores añadidos.

Dura entre 3 y 4 días si está bien tapada y refrigerada.